cursos Fundació Fita

El Flâneur AssegutEl Flâneur Assegut

inici
cerca
cerca
El Flâneur Assegut

Flâneur a la finestra1  |  Antonio Machado  |  Definicions mínimes

Inici  >  Flâneur a la finestra1

DEFINICIONS MÍNIMES. ANTONIO MACHADO

JMa UYÀ



Amor:
"Todo amor es fantasía: / él inventa el año, el día, / la hora y su melodía, / inventa el amante y, más, /la amada. No prueba nada/ contra el amor que la amada/ no haya existido jamás..."

Amor propi: "Toda mezquina abogacía de sí mismo queda prohibida en nuestra escuela (- veure "Escuela Popular de Sabiduría Superior -). Porque la zona más rica de nuestras almas, desde luego la más extensa, es aquella que suele estar vedada al conocimiento por nuestro amor propio."

Art: " Lo esencial en arte es siempre incorregible(...). Toda composición requiere, por lo menos, diez años para producirse."

Allò contrari: "Lo que es, es lo uno y lo otro"; "Lo uno no es lo contrario de lo otro, como esto no es lo contrario de aquello"; "Lo que es, no tiene contrario en el ser."; "Sólo hay un gran contrario: la Nada, o sombra de la mano divina" (Ab. Martín)."

Allò altre: "De lo uno a lo otro es el gran tema de la metafísica. Todo el trabajo de la razón humana tiende a la eliminación del segundo término. Lo otro no existe, tal es la fe racional, la incurable creencia de la razón humana. Identidad = realidad , como si, a fin de cuentas, todo hubiera de ser, absoluta y necesariamente, uno y lo mismo. Pero lo otro no se deja eliminar (...) Abel Martín, con fe poética, no menos humana que la fe racional, creía en lo otro, en "La esencial Heterogeneidad del ser", como si dijéramos en la incurable otredad que padece lo uno."

Aprendre: "Que podáis repetirme lo que aprendemos en clase como si lo hubiéramos aprendido en la calle."

Del creure: "Cuando el hombre deja de creer en lo absoluto, ya no cree en nada. Porque toda creencia es creencia en lo absoluto. Todo lo demás se llama pensar."

De l'escriure: "Don Miguel de los Santos Álvarez no perdonaba al autor de un drama trágico malo en cinco actos. ¡Es tan fácil – decía él- no escribir una drama trágico en cinco actos! Tan fácil como no hacer una tesis doctoral, un discurso académico o un nuevo plan de enseñanza."

De la inercia: "Qué difícil es /cuando todo baja/ no bajar también!"

De l'entendre: " Por el uso- otros dirán abuso- de la vieja lógica, hemos llegado a este concepto de las cosas bien entendidas que será punto de partida de nuestro futuro procurar entenderlas mejor. Porque ésta es la escala gradual de nuestro entendimiento: primero, entender las cosas o creer que las entendemos; segundo, entenderlas bien; tercero, entenderlas mejor; cuarto, entender que no hay manera de entenderlas sin mejorar nuestras entendederas. Cuando esto lleguéis a entender, estaréis en condiciones de entender algo, o sea, en los umbrales de la filosofía, donde yo tengo que abandonaros, porque a los retóricos impenitentes nos está prohibido traspasar estos umbrales."

De la política: "Vosotros debéis hacer política, aunque otra cosa os digan los que pretenden hacerla sin vosotros, y naturalmente, contra vosotros."

Dels reaccionaris: "Quien avanza hacia atrás, huye hacia delante. Que las espantadas de los reaccionarios no nos cojan desprevenidos, dijo Juan de Mairena hace ya mucho tiempo."

Del saber de la inutilitat: "Cuando averiguamos que algo no sirve para nada – por ejemplo, una Sociedad de Naciones que pretenda asegurar la paz en el mundo -, ya sabemos que ha servido para mucho. Quien tenga oídos, oiga, y quien orejas, las aguce."

Del jo al tot: " El culto al yo, como única realidad creadora, en función de la cual se daría exclusivamente el arte, comienza a declinar.(...) Si con la sensación estamos en parte en las cosas mismas, o si como seres conscientes ni fingimos ni deformamos nuestro universo; si el soñador despierta, no ya entre fantasmas, sino firmemente anclado en un trozo de lo real, será el respeto cósmico a la ley que nos obliga y afinca en nuestro lugar y en nuestro tiempo, la fuente de una nueva y severa emoción, que podrá tener algún madura expresión lírica."

Del pensar: "No es lo mismo pensar que haber leído."

Don Juan: "Don Juan podrá ser guapo o feo (...) él sabe, en todo caso, que es bello para la mujer. Sin la conciencia de esto no hay donjuanismo posible. (...) Don Juan aparece en los albores del Renacimiento (...) con un carácter satánico y blasfematorio. No hay en él un átomo de paganía, tampoco de espíritu mosaico, del Viejo Testamento. Don Juan es héroe de clima cristiano. Su hazaña típica es violar a la monja, sin ánimo de empreñarla. En la tregua del eros genesíaco, Don Juan no renuncia a la carne, pero sí, como el monje, a engendrar en ella. Cuando Don Juan se arrepiente, se mete a fraile – en cierto modo ya lo era -, muy rara vez a padre de familia."

Déu: " -Cree V. En Dios?
-Quiero creer; no logro creer: A veces no quiero creer; a veces creo sin querer. Creo hoy; mañana dejo de creer. Dudo.
-Pero Dios existe o no existe; hay que creer en Él o negarlo; no cabe dudarlo.
-Eso es lo que V. cree."

Despertar: "La inteligencia sólo puede pensar –según Bergson- la materia inerte, como si dijéramos las zurrapas del ser, y lo real, que es la vida (du vecu= de l'absolu), sólo alcanzarse con ojos que no son los de la inteligencia, sino los de la conciencia vital, que el filósofo pretende derivar del instinto. En el camino hacia abajo del intelectualismo está Bergson, acaso en el límite. Para refutarlo habrá que volver de algún modo a Platón, a afirmar nuevamente la posición teórica del pensar; porque la inteligencia pragmática no sirve para el caso. Con todo, conviene anotar esto: el hombre actual no renuncia a ver. Busca sus ojos, convencido de que han de estar en alguna parte. Lo importante es que ha perdido la fe en su propia ceguera.

Supongamos por un momento que el hombre actual ha encontrado sus ojos, los ojos para ver lo real, a lo que nos referimos. Los tenía en la cara, allí donde ni siquiera pensó en buscarlos. Esto quiere decir que empieza a creer en la realidad de cuanto ve y toca. El mundo como ilusión – piensa- no es más explicable que el mundo como realidad. No será el trabajo de la ciencia el que me obligue a creer en él...(...) Las cosas están allí donde las veo, los ojos allí donde ven. Lo absoluto está para mi tan inabarcable como ayer. Pero mi relación con lo real es real también. ¿No equivaldría esto a un despertar? (...) ...este hombre nuevo, si acaso existe y anda por el mundo, pretende haber despertado. Su mundo se ilumina, quiere poblarse, no de fantasmas, sino de figuras reales."

Els alemanys: "Los alemanes – escribía Mairena- son los grandes maestros de la guerra. Sobre la guerra, ellos lo saben todo. Todo, menos ganarla sin que la victoria sea tan lamentable, por lo menos, como la derrota."

El camp: "Es en la soledad campesina donde el hombre deja de vivir entre espejos."

Esceptisisme: "El escepticismo (...) lejos de ser, como muchos creen, un afán de negarlo todo, es, por el contrario, el único medio de defender algunas cosas."

"Escuela Popular de Sabiduría Superior": "No entre nadie en esta escuela que crea saber nada de nada, ni siquiera Geometría, que nosotros estudiaríamos, acaso, como ciencia esencialmente inexacta. Porque la finalidad de nuestra escuela, con su dos cátedras como dos cuchillas de una misma tijera, a saber: la cátedra de Sofística y la de Metafísica, consistiría en revelar al pueblo, quiero decir al hombre de nuestra tierra, todo el radio de su posible actividad pensante, toda la enorme zona de su espíritu que puede ser iluminada y, consiguientemente, obscurecida; en enseñarle a repensar lo pensado, a desaber lo sabido y a dudar de su propia duda, que es el único modo de empezar a creer en algo."

Ética popular: "El señoritismo ignora, se complace en ignorar- jesuíticamente –la insuperable dignidad del hombre. El pueblo, en cambio, la conoce y la afirma, en ella tiene su cimiento más firme la ética popular. "Nadie es más que nadie", reza un adagio de Castilla. ¡Expresión perfecta de modestia y orgullo¡ (...) porque -y éste es el más hondo sentido de la frase-, por mucho que valga un hombre, nunca tendrá valor más alto que el valor de ser hombre."

Jo i l'altre: "El verdadero precepto cristiano lleva implícita una fe altruista, una creencia en la realidad absoluta, en la existencia en sí del otro yo (…) frente a nuestra fe cristiana (…) milita la fe metafísica en el solus ipse, "nada es en sí sino yo mismo" (…). En suma, tras la frontera de mi yo empieza el reino de la nada. La heterogeneidad de estas dos creencias ni excluye su contradicción ni tiene reducción posible a denominador común".

L'home: "El hombre es el que todo lo mide, pobre hijo ciego del que todo lo ve, noble sombra del que todo lo sabe".

La mort: "Un golpe de ataúd en el suelo/ es algo perfectamente serio."

Les mases: "Nosotros no pretenderíamos nunca educar a las masas. A las masas que las parta un rayo. Nos dirigimos al hombre, que es lo único que nos interesa."

Llibertat i liberalisme: "La libertad, señores (habla Mairena a sus alumnos), es un problema metafísico. Hay, además, el liberalismo, una invención de los ingleses, gran pueblo de marinos, boxeadores e ironistas."

Lógica: "La lógica es- añadía mi maestro- la gran rueda de molino con que comulga la Humanidad entera a través de los siglos."

Lógica poética: "En nuestra lógica – habla Mairena a sus alumnos- no se trata de poner el pensamiento de acuerdo consigo mismo, lo que, para nosotros, carece de sentido; pero sí de ponerlo en contacto o relación con todo lo demás. No sabemos, en verdad, cuál sea, en nuestra lógica, la significación del principio de identidad (...) carece de sentido afirmar que el todo sea mayor que la parte (...) tampoco ha de aprovecharnos el principio de contradicción, o de no contradicción (...) Por nuestra lógica vamos siempre de lo uno a lo otro, que no es su contrario, sino sencillamente otros cosa (...) En nuestra lógica (...) lo que se mueva – si algo se mueve- no puede cambiar; lo que cambia – si algo cambia- no puede moverse (...) En nuestra lógica nada puede ponerse a sí mismo. Ni nada puede ponerse más allá de sí mismo. Ni salir de sí mismo. Ni, por ende, tornar a sí mismo(...) Nuestra lógica pretende ser la de un pensar poético, heterogeneizante, inventor, o descubridor de lo real. Que nuestro propósito sea más o menos irrealizable, en nada amengua la dignidad de nuestro propósito. Más si éste se lograre algún día, nuestra lógica pasaría a ser la lógica del sentido común. Y entonces se desenterraría la vieja lógica aristotélica, la cual aparecería como un artificio maravilloso que empleó el pensamiento humano, durante siglos, para andar por casa."

Mai, res, ningú: "Nunca, nada, nadie. Tres palabras terribles; sobretodo la última. (Nadie es la personificación de la nada.) El hombre, sin embargo, se encara con ellas, y acaba perdiéndoles el miedo... ¡Don Nadie! ¡Don José María Nadie! ¡El excelentísimo señor Don Nadie! Conviene que os habituéis – habla Mairena a sus discípulos- a pensar en él y a imaginarlo. Como ejercicio poético no se me ocurre nada mejor. Hasta mañana."

Matemática i metafísica: "Y en cuanto metafísicos – he aquí lo que nosotros quisiéramos ser- en nada hemos de aprovechar la matemática , porque nada de lo que es puede contarse ni medirse."

Nova objectivitat: " El mañana, señores, bien pudiera ser un retorno – nada enteramente nuevo bajo el sol- a la objetividad, por un lado, y a la fraternidad, por el otro. (...) Comienza el hombre nuevo a desconfiar de aquella soledad que fue causa de su desesperanza y su orgullo. Ya no es el mundo mi representación. (...) Se tornó a creer en lo otro y en el otro, en la esencial heterogeneidad del ser. El yo egolátrico del ayer aparece más humilde ante las cosas. Ellas están ahí y nadie ha probado que las engendre yo cuando las veo, enfrente de mí hay ojos que me miran y que, probablemente, me ven, y no serían ojos si no me viesen".

Parlar clar: "Cuando se ponga de moda el hablar claro, ¡veremos!, como dicen en Aragón. Veremos lo que pasa cuando lo distinguido, lo aristocrático y lo verdaderamente hazañoso sea hacerse comprender de todo el mundo, sin decir demasiadas tonterías. Acaso veamos entonces que son muy pocos en el mundo los que pueden hablar, y menos todavía los que logran hacerse oír."

Platonisme: "Cuando se afirma que se vuelve a Platón, se dice y no se dice verdad, porque en cierto modo en él estábamos. Es difícil que el hombre renuncie a anclar en el río de Heráclito, a creer en el ser verdadero de lo pensado, lo definido, lo inmutable, en medio de todo cuanto parece variar. Contra las ideas platónicas sólo hay un argumento (...) un equivalente negativo del argumento ontológico, a saber: la idea de la muerte, de la muerte que todo lo apaga: las ideas como todo lo demás."

Poeta: "Todo poeta –dice Juan de Mairena – supone una metafísica; acaso cada poema debiera tener la suya – implícita, claro está, nunca explícita-, y el poeta tiene el deber de exponerla, por separado, en conceptos claros. La posibilidad de hacerlo distingue al verdadero poeta del mero señorito que compone versos."

Poeta i no-res: "El poeta – añadía- logra escapar de la zona dialéctica de su espíritu, irremediablemente escéptica, con la convicción de que ha estado pensando en la nada, entretenido con ese hueso que le dio a roer la divinidad, para que pudiera pasar el rato y engañar su hambre metafísica. Para el poeta sólo hay ver y cegar, un ver que se ve, pura evidencia, que es el ser mismo, y un acto creador, necesariamente negativo, que es la misma nada."

Poesia: "La poesía es- decía Mairena- el diálogo del hombre, del hombre con su tiempo. Ese diálogo, esa palabra, es lo que el poeta pretende eternizar, sacándolo fuera del tiempo, labor difícil y que requiere mucho tiempo, casi todo el tiempo de que el poeta dispone. El poeta es un pescador, no de peces, sino de pescados vivos; entendámonos: de peces que puedan vivir después de pescados."

Pragmatismo: "La palabra pragmatismo viene un poco estrecha a nuestro concepto, porque nosotros aludimos con ella a la religión natural de casi todos los granujas, sin distinción de continentes."

Proust i Joyce: "Si la obra de Proust es literariamente un punto final, mejor diré un canto epilogal, en tono menor, de todo un siglo de novelas, la obra de Joyce es una vía muerta, un callejón sin salida del solipsismo lírico del mil ochocientos (...) es la gran chochez del sujeto consciente que termina en un canto de cisne que es, a su vez -¿por qué no decirlo?- un canto de grajo. (...) una definitiva desintegración de la personalidad individual por acortamiento progresivo del horizonte mental. El sujeto se fragmenta, se corrompe y se agota por empacho de subjetivismo. (...) Continuar a Joyce (...) parece, a primera vista, empresa más ardua que escribir novelas después de haber leído A la recherche du temps perdu. Hay algo, sin embargo, en el libro del irlandés, no obstante lo absurdo y extremado de su contenido y, acaso por ello mismo, que mira al porvenir. Dicho de otro modo: cuando una pesadilla estética se hace insoportable, el despertar se anuncia como cercano. Cuando el poeta ha explorado todo su infierno, tornará, como el Dante, a rivedere le stelle, descubrirá, eterno descubridor de mediterráneos, la maravilla de las cosas y el milagro de la razón."

Questió metafísica: "¿Adónde vamos a parar?".

Realitat o irrealitat: "¿Qué sentido metafísico puede tener – decía mi maestro- el decretar la mayor o menor realidad de cuanto, más o menos descolorido, aparece en nuestra conciencia, toda vez que, fuera de ella, realidad e irrealidad son igualmente indemostrables?"

"Senyoritisme": "Cuando una gran ciudad – como Madrid en estos días –(escriu durant la guerra civil)- vive una experiencia trágica, cambia totalmente de fisonomía, y en ella advertimos un extraño fenómeno, compensador de muchas amarguras: la desaparición del señorito. Y no es que el señorito, como algunos piensan, huya o se esconda, sino que desaparece – literalmente - , se borra, lo borra la tragedia humana, lo borra el hombre. La verdad es que, como decía Juan de Mairena, no hay señoritos, sino más bien "señoritismo", una forma entre varias de hombría degradada, un estilo peculiar de no ser hombre, que puede observarse a veces en individuos de diversas clases sociales, y que nada tiene que ver con los cuellos planchados, las corbatas o el lustre de la botas."

Sexe i metafísica: "lo sexual en el amor tiene muy hondas raíces ónticas, y que una filosofía que pretenda alcanzar el ser en la existencia del hombre se encontrará con esto: el individuo humano no es necesariamente varón o hembra por razones biológicas – la generación no necesita del sexo – sino por razones metafísicas.(…) Lo que se genera y se continúa por herencia hasta el fin de los siglos (…) es la alternante serie de dos esencias, en cada una de los cuales lo esencial es siempre la nostalgia de la otra."

Sobre el fer: "Entre el hacer las cosas bien y el hacerlas mal está el no hacerlas, como término medio, no exento de virtud. Por eso –decía Juan de Mairena – los malhechores deben ir a presidio." I també : "A última hora siempre habrá un alguien enfrente de un algo que no parece necesitar a nadie."

Sobre el parlar: "El que no habla a un hombre, no habla al hombre; el que no habla al hombre, no habla a nadie."

Solipsismo: "Porque el solipsismo podrá o no responder a una realidad absoluta, ser o no ser verdadero; pero de absurdo no tiene un pelo" (- parlant sobre l'existència o no de l'altre-).

Somni i poetes: "Sólo en sus momentos perezosos puede un poeta dedicarse a interpretar los sueños y a rebuscar en ellos elementos que utilizar en sus poemas.(...) Hay que tener los ojos muy abiertos para ver las cosas como son; aun más abiertos para ver las otras de lo que son; más abiertos todavía para verlas mejores de lo que son. Yo os aconsejo la visión vigilante, porque vuestra misión es ver e imaginar despiertos, y que no pidáis al sueño sino reposo."
 

(Sessió 18/12/08)

 

"el flâneur assegut" | info@flaneurassegut.org
Cursos Fundació Fita
Hortes, 22  ·  17004 Girona | 972 216 465
Fundació Fita © 2010